Veredicto emocional: tirador de Palmview HEB declarado culpable de todos los cargos

Veredicto emocional: tirador de Palmview HEB declarado culpable de todos los cargos

Veredicto emocional: tirador de Palmview HEB declarado culpable de todos los cargos

Veredicto emocional tirador de Palmview HEB declarado culpable de todos
Raúl López durante los procedimientos judiciales el 14 de marzo de 2022 en Edinburg. (Delcia López | [email protected])

EDINBURG — La familia de una víctima de tiroteo masivo se abrazó fuertemente el martes cuando un jurado condenó a un hombre de Mission de 31 años que se había declarado inocente por locura de disparar y matar a su ser querido.

Raúl López, quien no mostró emoción mientras se leía el veredicto, fue declarado culpable de asesinato, tres cargos de intento de asesinato, tres cargos de asalto agravado con un arma mortal y un cargo de intento de asesinato capital de varias personas por un jurado.

Read:  Oficina del fiscal del condado de Hidalgo busca retener declaración jurada de asesinato

Ha estado bajo custodia desde el 28 de noviembre de 2016, después de disparar 19 tiros en una sala de descanso en la tienda de comestibles en Goodwin Road y US Expressway 83, donde los trabajadores nocturnos estaban almorzando, alrededor de las 3:30 a.m.

Está condenado por matar a Mario Pulido, de 48 años, quien recibió nueve disparos, y por herir a Billy Joe Martínez, entonces de 33 años, Rafael Martínez, entonces de 37, y Frailan Garza, entonces de 51.

El jurado comenzó a deliberar el lunes por la mañana y llegó a un veredicto el martes por la tarde después de poco más de 10 horas de trabajo.

El juicio duró dos semanas e incluyó 23 testigos y 348 objetos expuestos se presentaron como prueba.

Los abogados de López presentaron una defensa por locura, mientras que los fiscales señalaron pruebas que, según dijeron, mostraban que el hombre sabía que lo que estaba haciendo estaba mal.

El estado argumentó que debido a que López tomó su Desert Eagle de 9 mm con dos cargadores y los arrojó en un lote vecino después del tiroteo, luego de llamar al 9-1-1 sobre sí mismo indicó que sabía que lo que había hecho estaba mal.

Sus abogados defensores, O. René Flores y Mauricio Martínez, habían buscado una defensa por demencia, argumentando que padecía esquizofrenia y no sabía que lo que estaba haciendo estaba mal en el momento del tiroteo.

Durante los argumentos finales, los fiscales Maggie Hinojosa y Juan Bazán le recordaron al jurado sobre la llamada al 9-1-1 y el lanzamiento del arma.

También presentaron evidencia de que López se disculpó con su esposa antes de su arresto.

El viernes pasado testificó el último experto, el psiquiatra forense Michael R. Arámbula, quien dijo que López sufre un trastorno depresivo no especificado con clara evidencia de exageración de los síntomas.

También dijo que López es antisocial, agresivo y sufre de un trastorno de personalidad paranoico, y concluyó que López sabía lo que estaba haciendo la noche del tiroteo.

Arámbula testificó que López no sufría de esquizofrenia.

Los fiscales dijeron que el posible motivo de López para el tiroteo fue causado por un incidente en el que López se rió de Garza, quien dejó caer y rompió un frasco de pepinillos durante ese turno, lo que provocó que Garza se molestara con el acusado o el hecho de que López sabía que él era al borde del cese por insubordinación.

Los posibles motivos no se mencionaron durante los argumentos finales del estado.

En cuanto a la defensa de López, se trajo a una serie de expertos para que testificaran sobre el estado mental de López, siendo el primero el psiquiatra forense Tomás A. González, testigo de la defensa, quien dijo que el acusado sufre de esquizofrenia paranoide y no sabía distinguir el bien del mal. durante el tiroteo.

El psicólogo forense Gregorio Piña, quien fue designado por el tribunal para determinar si el acusado era competente para ser juzgado, también testificó a pedido del estado y afirmó que López sufre de esquizofrenia de leve a moderada pero que exageraba sus síntomas para beneficio personal.

Continuó diciendo que su condición solo se deterioraría sin el tratamiento adecuado, ya que la esquizofrenia es una enfermedad de por vida.

Antes del juicio, López eligió que el juez de distrito estatal Fernando Mancias lo sentenciara en oposición al jurado.

La sentencia de López está programada para el 26 de abril, según indican los registros judiciales.