La legislación de Fort Brown es aprobada por la Cámara

La legislación de Fort Brown es aprobada por la Cámara

La legislación de Fort Brown es aprobada por la Cámara

Los últimos vestigios de Fort Brownsville de mediados del siglo XIX están un gran paso más cerca de quedar bajo la protección del Servicio de Parques Nacionales.

El 15 de marzo, la Cámara de Representantes de los EE. UU. aprobó la HR 268, una legislación presentada por el representante saliente de los EE. UU. Filemon Vela para hacer que los movimientos de tierra sobrevivientes de Fort Brown formen parte del Parque Histórico Nacional del Campo de Batalla de Palo Alto. El movimiento de tierras, ubicado en el sitio del antiguo campo de golf Fort Brown Memorial, es el último ejemplo que queda de la arquitectura de la Guerra México-Estadounidense en los Estados Unidos.

Read:  Exmaestra de Weslaco ISD condenada por relación inapropiada

Alentando a sus compañeros miembros del Congreso a apoyar la legislación durante los comentarios en el pleno de la Cámara, Vela dijo que presentó la legislación “para preservar una parte de la historia que no solo es fundamental para el sur de Texas, sino para nuestra gran nación en su conjunto”.

“Agregar esta parte de Fort Brown es fundamental para la interpretación de la Guerra México-Estadounidense y los cambios que se realizaron en nuestro límite internacional”, dijo. “Es un registro de la expansión de la frontera de nuestra nación que se extiende hasta el Océano Pacífico.

Read:  Galería de fotos: Seussical El Musical

“Gén. Zachary Taylor ordenó la construcción de Fort Texas en marzo de 1846 con la esperanza de establecer el río Grande en la frontera sur de los Estados Unidos. El 3 de mayo de 1846, el general mexicano Mariano Arista atacó el Fuerte Texas, lo que condujo a la Batalla de Palo Alto, la Batalla de Resaca de la Palma y la retirada mexicana a través del Río Grande”.

El mayor Jacob Brown, que quedó al mando de la guarnición del fuerte, resultó herido de muerte en la pelea. Fort Texas pasó a llamarse “Fort Brown” en su honor. Brownsville también lleva su nombre.

“Llevar los movimientos de tierra al parque de Palo Alto ayuda a contar la historia de nuestra nación y protege este importante símbolo de la transformación del país como resultado de la expansión hacia el oeste del siglo XIX”, dijo Vela.

Hablando con el Brownsville Herald por teléfono el día de la votación, le dio crédito a la ciudad de Brownsville, al profesor emérito de historia de la Universidad de Texas Rio Grande Valley Anthony Knopp, al historiador y autor Jim Mills y al difunto Walter Plitt, miembro de la junta de Historic Brownsville Museum y la Asociación Histórica de Brownsville por sus esfuerzos durante muchos años para hacer de Fort Brown parte de Palo Alto.

“Esa propiedad que es propiedad del (Comisionado Internacional de Límites y Aguas), que es parte del campo de batalla, se incorporará a las extensiones actuales del campo de batalla de Palo Alto, por lo que esto es simplemente una transferencia de propiedad al Servicio de Parques Nacionales”.

El representante federal Vicente González, quien ha representado el distrito 15 del Congreso del estado desde 2017 pero se postula para el escaño del Distrito 34 ahora que Vela se jubila, también tomó la palabra para alentar la aprobación de la HR 268.

González señaló que la guarnición estadounidense “luchó valientemente” para defender el fuerte de movimiento de tierras de seis lados durante seis días consecutivos de bombardeo por parte de las fuerzas mexicanas, que solo se perdieron dos estadounidenses, incluido Brown, y que los combatientes mexicanos finalmente se vieron obligados a retirarse.

Palo Alto, en 7200 Paredes Line Rd., es el sitio de la primera gran batalla de la Guerra México-Estadounidense. Tuvo lugar el 8 de mayo de 1846, cinco días después de que Arista lanzara su ataque contra Fort Texas.

Palo Alto es la única unidad NPS que interpreta los dos años de la Guerra México-Estadounidense, que determinó la frontera sur de los Estados Unidos. NPS diseñó a Palo Alto como un Monumento Histórico Nacional en 1960, un Sitio Histórico Nacional en 1978 y un Parque Histórico Nacional en 2009.

La HR 268 va luego al Senado y, si se aprueba, al escritorio del presidente para ser firmada como ley.