Emergencia médica retrasa juicio de tiro de HEB en Palmview

Emergencia médica retrasa juicio de tiro de HEB en Palmview

Emergencia médica retrasa juicio de tiro de HEB en Palmview

El juicio de un hombre de 31 años acusado de un tiroteo cuádruple fatal en un HEB de Palmview en 2016 se retrasó el lunes porque el hijo de un miembro del jurado tuvo una emergencia médica.

Los argumentos de apertura estaban programados para comenzar el lunes por la mañana en el caso contra Raúl López, quien está acusado de asesinato, tres cargos de intento de asesinato, tres cargos de asalto agravado con un arma mortal y un cargo de intento de asesinato capital de varias personas relacionadas con el Nov. 28 de febrero de 2016, tiroteo en la tienda de comestibles ubicada en Goodwin Road y US Expressway 83.

Read:  Fed arrestado en McAllen por conducir ebrio a una redada y chocar contra una unidad

López se ha declarado inocente y su abogado, O. Rene Flores, anunció previamente en la corte que López busca una defensa por demencia.

Está acusado de matar a Mario Pulido, de 48 años, y de herir a Rafael Ramírez-Martínez, entonces de 37 años, Frailán Garza, entonces de 51, y Billy Joe Martínez, que entonces tenía 33.

Las autoridades alegan que López, que había trabajado en el HEB, se acercó a cuatro ventanas cuadradas polarizadas y disparó 15 tiros con una pistola de 9 mm.

Estaba vestido de civil para el juicio del lunes.

El fiscal Juan Bazán había pedido al juez estatal de distrito Fernando Mancias que despidiera al jurado y en su lugar procediera con un suplente, a lo que Flores, el abogado defensor, se opuso.

Mancias negó la solicitud y el juicio está programado para comenzar el martes por la mañana.

La fiscal Maggie Hinojosa indicó el lunes que el estado habría llamado a un despachador del 9-1-1 al estrado el lunes que recibió una llamada al 9-1-1 ese día de López, quien llamó a la policía después del tiroteo.

Ella dijo que los jurados habrían escuchado esa llamada el lunes.

El exjefe de policía de Palmview, Christopher Cabrera, dijo después del tiroteo que López le dijo al despachador que “todos estaban tratando de atraparlo”.

El exjefe dijo que López les dijo a los investigadores que creía que la ventana era a prueba de balas y que nadie resultó herido.

Describió a López como “paranoico” y López le dijo a un juez en su lectura de cargos que anteriormente había sido declarado incompetente.

López ha permanecido en la cárcel con un total de $1.9 millones en fianzas desde su arresto.