El programa piloto ayuda a las familias a llevar la jardinería a casa

El programa piloto ayuda a las familias a llevar la jardinería a casa

El programa piloto ayuda a las familias a llevar la jardinería a casa

Hay algo tan satisfactorio en trabajar con la naturaleza.

La forma en que se siente y huele al poner las manos en la rica tierra. Para sembrar semillas o replantar un pequeño brote, cuidándolo fielmente hasta que crezca sano y vibrante.

Imagínese la alegría cuando todo su arduo trabajo, cuidado y vigilancia dan sus frutos y tomates frescos y jugosos o un puñado de chiles ricamente picantes, todavía calientes por el sol, están en la mesa de su cocina.

Martha Barbosa, de 61 años, planea conocer de primera mano la satisfacción de alimentar a su familia —compuesta por su esposo, cinco hijos, sus cónyuges y 16 nietos— con los frutos de su trabajo en la huerta.

Read:  Proyecto de expansión Quinta de McAllen en evaluación después de alta oferta

Si bien cultivar su propia comida es un proyecto divertido por cualquier motivo, Barbosa y su familia están comenzando su viaje de jardinería como uno de los 120 residentes de Brownsville que participan en un programa piloto a través de Brownsville Wellness Coalition.

El programa, llamado Project Grow, es de Big Green, una organización sin fines de lucro cofundada por Kimbal Musk y Hugo Matheson, quien cree que los niños deben tener oportunidades para aprender, jugar y crecer en comunidades saludables. A través del aprendizaje basado en el jardín, la organización sin fines de lucro tiene como objetivo crear estudiantes y comunidades más saludables a través del poder de cultivar alimentos.

Si bien en el pasado, Big Green se centró en brindar oportunidades en las escuelas, eso tuvo que cambiar debido a las medidas de COVID-19. Además, si bien los jardines escolares son excelentes oportunidades para los estudiantes durante el año escolar, la organización sin fines de lucro se dio cuenta de que tiene limitaciones ya que la escuela no está abierta todo el año.

Big Green comenzó a pensar en formas en que podrían apoyar a las comunidades fuera de las escuelas, como llevar su misión al aprendizaje en línea o, en este caso, probar algo completamente nuevo en Brownsville.

Inspirándose en los jardines comunitarios y las granjas urbanas de la zona, Big Green quería que esa experiencia fuera accesible a un público diverso.

“Pensamos en cómo podemos brindar estas oportunidades a familias individuales en el hogar cuando no todos necesariamente tienen transporte confiable para llegar a un jardín. ¿Cómo podemos brindar estas mismas oportunidades a las mamás, los papás, los abuelos y los niños para que realmente participen?”. Ava Jackson, Directora de Operaciones del Programa de Big Green, dijo.

El programa piloto ayuda a las familias a llevar la
Pequeños chiles verdes maduran en la planta el miércoles en el jardín de Martha Barbosa afuera de su casa. (Denise Cathey/The Brownsville Herald)

Big Green contactó a Brownsville Wellness Coalition y los dos comenzaron a reunir todo lo necesario para la implementación del programa en marzo en enero de este año. Desde ahora hasta junio, cuando será necesario cerrar las camas debido a las malas condiciones de crecimiento del verano, los participantes cuidarán sus jardines y publicarán fotos del progreso, o aquellos que no tengan acceso fácil a Internet brindarán actualizaciones telefónicas.

Brownsville Wellness Coalition planea brindar mucho apoyo a sus jardineros nuevos y experimentados, con una línea de apoyo telefónica y un grupo de Facebook dedicado para que los jardineros compartan información.

Para prepararlos para el éxito, el gerente de operaciones de jardines de Brownsville Wellness Coalition, David Vásquez, ha estado trabajando arduamente para seleccionar plantas que se adapten bien a las condiciones de crecimiento de nuestra área y que no exijan demasiado a los principiantes: tomates, cebollas, pimientos, cilantro, plantas polinizadoras como caléndulas y otras variedades estacionales.

Afuera de la tranquila casa de la participante Barbosa en Medina Street, hay una sensación de alegría y orgullo en su rostro mientras está de pie a la sombra de su patio delantero. Junto a ella hay un jardín alto en macetas blancas con esas verduras, pimientos y plantas de caléndula brillantes cuidadosamente seleccionadas. El contenedor, provisto por Big Green, está diseñado para ser accesible a personas con diferentes necesidades físicas y brindar un espacio de cultivo y drenaje adecuados para aquellos que no necesariamente pueden tener una cama de jardín enterrada.

Después de poco tiempo, el jardín de Barbosa ya se muestra prometedor para el futuro. Ella está particularmente encantada con los tres chiles aún verdes que ella y su familia pronto podrán comer.

El jardín proporcionará otra actividad para que ella y su familia se reúnan, y espera contar con muchos ayudantes. Todos los domingos, sus hijos y nietos vienen a pasar tiempo juntos, ya sea para una comida informal al aire libre o para la importante temporada de fútbol.

“Todos los que vengan a la casa tendrán que hacer algo”, se ríe.

Si el programa es un éxito, existe una buena posibilidad de que el próximo año, la Coalición de Bienestar de Brownsville pueda expandirse con más participantes y otras ciudades del Valle del Río Grande participando.

Para su organización socia, esta es una oportunidad para perfeccionar el programa y adaptar las cosas según sea necesario. En junio, si el programa piloto tiene éxito, Big Green puede comenzar a formular cómo llevar el programa a otras comunidades en todo el país.

Como alguien cuyo padre fue un trabajador migrante, la directora ejecutiva de Brownsville Wellness Coalition, Veronica Rosenbaum, está emocionada de ver que este programa destaca el trabajo de la agricultura y la producción de alimentos.

“Es importante para mí que brillemos esa luz sobre ellos y todo el hermoso trabajo y el valor de cultivar su propia comida. El mayor activo de Brownsville es su comunidad. Esperamos proporcionar una caja para el hogar de todos, y ese es mi objetivo final: que todos cultiven su propia comida”.