El interrogatorio del sospechoso de asesinato en Reynosa detallado en el juicio por tiroteo del STC del ’98

El interrogatorio del sospechoso de asesinato en Reynosa detallado en el juicio por tiroteo del STC del '98

El interrogatorio del sospechoso de asesinato en Reynosa detallado en el juicio por tiroteo del STC del ’98

El investigador principal del tiroteo fatal de 1998 en South Texas College subió al estrado el lunes y detalló un interrogatorio inusual que tuvo lugar en una habitación de hotel de Reynosa.

Ricardo Tamez testificó durante casi cuatro horas en el cuarto día de testimonios en el juicio de Roberto Ivonovich Ojeda Hernández, de 42 años, quien fue acusado de homicidio capital por su presunto papel en la muerte a tiros del 13 de enero de 1998 de 32. Carlos Hernández, guardia de seguridad de un año, durante un robo a mano armada.

Read:  Hombre de Donna enfrenta cargos después de supuestamente compartir fotos desnuda de su ex novia

Otras tres personas fueron enviadas al hospital con heridas de metralla de bala después del tiroteo.

Ojeda se declaró inocente y no fue extraditado a Estados Unidos hasta marzo de 2019.

Hernández trabajaba para una empresa de seguridad privada y fue asignado a STC cuando dos hombres armados asaltaron el aula B-106 donde los estudiantes estaban pagando un semestre de clases.

Los testimonios difieren sobre si había dos hombres o un hombre y los tipos de armas (rifles o un rifle y una pistola) involucradas en el tiroteo.

Tamez confirmó el lunes que los investigadores creen que solo se disparó un arma de gran calibre en el aula B-106.

Sin embargo, la gran mayoría del testimonio del ex investigador se centró en preguntas sobre su viaje a Reynosa, donde el investigador de la escena del crimen Heriberto Vigil tomó un video de 34 minutos de duración de Ojeda dentro de la habitación del hotel donde confesó.

Tamez dijo que pensó que era extraño que el interrogatorio ocurriera en un hotel y no en la estación de policía y explicó que la policía mexicana le dijo que no tenían una sala de interrogatorios.

También hubo preocupaciones de Tamez, quien dijo que la policía mexicana compartía esas preocupaciones, sobre la realización de la reunión en la estación de policía porque los hermanos de otro sospechoso, Jesús Lara, eran policías mexicanos.

Esa entrevista ocurrió el 2 de febrero de 1999 y Ojeda implicó a Lara durante esa reunión.

Días después, el 6 de febrero de 1999, la policía de McAllen arrestó a Lara y lo acusó de homicidio capital y fue acusado formalmente el 29 de abril de 1999, según indican los registros judiciales y de la cárcel.

Sin embargo, el 27 de agosto de ese año, la jueza estatal de distrito Rose Guerra Reyna, quien preside el juicio de Ojeda, concedió una moción para desestimar los cargos que la Fiscalía del Condado de Hidalgo presentó contra Lara.

Esa moción simplemente dice que los cargos fueron retirados en interés de la justicia y que la razón detrás de la desestimación aún no ha surgido durante el testimonio de los testigos o los argumentos de los abogados.

Tamez también testificó que antes de ese interrogatorio en la habitación del hotel, él, junto con un guardabosques de Texas, un agente del FBI y la policía mexicana, vigilaron el exterior de una tienda OXXO donde Tamez creía que trabajaba Ojeda.

El exinvestigador dijo que la policía mexicana no vestía uniforme y viajaba en camionetas sin distintivos. También dijo que Ojeda se resistió cuando la policía mexicana fue a detenerlo o arrestarlo por robo de un vehículo antes de que lo colocaran en un vehículo sin identificación y lo llevaran al hotel.

El presunto auto de fuga utilizado después del tiroteo fue robado de un área de Reynosa donde vivía Ojeda y cerca de la residencia que Lara había anotado en su licencia de conducir mexicana.

Durante el contrainterrogatorio, el abogado defensor Mauricio Martínez formuló preguntas sobre la forma en que Ojeda fue detenido para interrogarlo, preguntándole a Tamez si sabía si Ojeda resultó herido mientras estaba en el vehículo y aludiendo que tal vez Ojeda pensó que lo estaban secuestrando.

Martínez también cuestionó a Tamez sobre su testimonio en el que dijo que le pidió al funcionario mexicano a cargo, de la mejor manera posible, que no dañara a Ojeda.

Según los informes, esto sucedió en el hotel porque el oficial mexicano entró en la habitación solo con Ojeda antes de que entraran los oficiales estadounidenses.

El abogado defensor le preguntó repetidamente a Tamez si hizo la solicitud porque temía que las personas a menudo sufrieran daños durante los interrogatorios en México, a lo que Tamez respondió que no haría ni podía hacer esa generalización.

“Quería tomar una cinta de video de él y no quería que nadie lo tocara”, dijo Tamez.

Después del interrogatorio en el hotel, Tamez dijo que todos fueron a la estación de policía mexicana donde se reunió con Ojeda y su madre. Le preguntó a Ojeda si cruzaría voluntariamente a Estados Unidos, pero se negó.

La policía mexicana lo dejó ir más tarde ese día.

Tamez luego regresó a los Estados Unidos y redactó una orden de arresto para Ojeda. Sin embargo, el investigador testificó el lunes que no podía decir si alguien en el Departamento de Policía de McAllen inició una solicitud formal de extradición con México.

“Sabía que estaba corriendo por su vida”, dijo Tamez.

El testimonio está programado para continuar el martes por la tarde.


Artículos anteriores

Juicio comienza en 1998 muerte de oficial de seguridad de STC

Los investigadores de la escena del crimen recuerdan el tiroteo del 98 en STC

Huella de palma en cuestión en el ensayo de tiro STC ’98