El discurso del estado de la ciudad del alcalde se incluye en el libro de leyes

El discurso del estado de la ciudad del alcalde se incluye en el libro de leyes

El discurso del estado de la ciudad del alcalde se incluye en el libro de leyes

El discurso del estado de la ciudad del alcalde se
El alcalde de Harlingen, Chris Boswell, se dirige a los asistentes al evento y a los medios el viernes para el discurso anual sobre el estado de la ciudad de Harlingen en el Centro de Convenciones de Harlingen. (Denise Cathey/El Heraldo de Brownsville)

HARLINGEN — Después de décadas, el discurso anual sobre el estado de la ciudad del alcalde se incorporará al código de ordenanzas de la ciudad, donde el evento se trasladará desde el mediodía hasta después de las 5:45 p. m.

A principios de esta semana, la mayoría de la comisión de la ciudad pidió el cambio en el horario del evento para que más residentes que trabajan tengan la oportunidad de asistir al discurso que presenta el informe anual del alcalde sobre la ciudad.

Read:  Graduados de Higiene Dental de TSTC honrados en ceremonia de reconocimiento

Durante un tenso intercambio, el alcalde Chris Boswell argumentó que la decisión de colocar el evento bajo el código de ordenanzas estaba “forzando” los cambios al Club Rotario después de que el grupo patrocinara el evento durante décadas.

Durante décadas, el Club Rotario de Harlingen patrocinó la recaudación de fondos de caridad al mediodía en Casa de Amistad.

Desde 2019, el club ha organizado el evento del mediodía en el Centro de Convenciones de Harlingen para recaudar fondos para organizaciones benéficas.

Durante la reunión del miércoles, los comisionados René Pérez y Frank Puente dijeron que realizar el evento después del día de trabajo ayudaría a atraer a más residentes.

“Creo que la mayoría trabajadora de 8 a 5 en Harlingen no tiene la capacidad de ir a la reunión y verla”, dijo Pérez. “El punto es que le estamos dando a la gente de Harlingen la oportunidad de asistir al evento”.

Mientras tanto, Boswell sugirió que Pérez se reuniera con el Club Rotario para discutir el cambio del horario del evento.

“Todo lo que digo es por qué no recibimos algunos comentarios de las personas que lo están organizando y solo recibimos sus comentarios antes de aprobar esto”, dijo. “Tú eres quien lo plantea, por lo que es tu obligación invitar a las partes interesadas a hablar contigo o con la comisión y decir cómo podemos mejorarlo. Mi preocupación es esta noción de obligar a las personas a aprobar una ordenanza en lugar de involucrarlas en obtener sus comentarios y sus aportes. Ha evolucionado hasta convertirse en una recaudación de fondos para apoyar a organizaciones benéficas, lo que creo que es una característica positiva del evento que creo que no querrás perder”.

Puente negó el cargo.

“No creo que les estemos forzando a nada”, le dijo a Boswell. “Es casi como si quisieras que pidiéramos permiso para cambiar las horas cuando debería ser al revés. Todo lo que pedimos es mover este lugar para que la (gente) común pueda asistir. También recibo comentarios de mis electores y, uno, no pueden pagarlo, y dos, mucha gente de clase trabajadora no puede asistir”.

Pérez, quien es maestro, dijo que no habría podido asistir al evento este año si no fuera durante sus vacaciones de primavera.

“No son parte de una pequeña minoría de personas que simplemente pueden tomarse un día libre”, dijo sobre los residentes que trabajan en la ciudad. “No soy abogado. No tengo la capacidad de despegar a la mitad del día para asistir al evento. Soy un profesor. La única razón por la que yo mismo pude ir a este evento este año fue porque fue durante las vacaciones de primavera”.

Si bien la ciudad transmite el evento en vivo, también es gratis para el público, dijo Boswell.

“No tienes que pagar para ir”, dijo. “Es por eso que hay sillas instaladas en el perímetro de la instalación para permitir el ingreso del público”.

Pero Pérez dijo que quería darles a los residentes la oportunidad de “experimentar” el evento.

“Estás usando dinero de los contribuyentes”, dijo, señalando que la ciudad pagó $14,645 para ayudar a financiar el evento. “Sé que algunas personas dicen que pueden verlo en You Tube. Es como el dicho de la vieja escuela de María Antonieta: ‘Déjalos comer pastel’. Esto es algo que deberían poder ver en persona. Donde están los asientos para el público, estamos hablando de la parte de atrás y tienes pequeñas sillas plegables”.

El comisionado Frank Morales dijo que los precios de las entradas para el evento están subiendo.

Si bien los boletos costaron $50 el año pasado, este año los precios subieron a $75, dijo.

Mientras tanto, dijo que el costo de las mesas se disparó de $500 el año pasado a $1,200 este año.